Pistola Avancarga

Pistola Avancarga

Pistola de avancarga

Las pistolas de avancarga son armas únicas que hoy en día hubiesen quedado como un vestigio de las armas cortas de antaño de no ser por los amantes de lo histórico. En nuestra tienda puedes comprar las réplicas de aquellas pistolas de avancarga que marcaron el rumbo de la história armamentística.

Si también estás interesado en cualquier tipo de accesorio para la recarga o la limpieza de estas estupendas armas no dudes en pasarte por nuestra sección dedicada a ello mismo.

Relevancia
Establecer dirección descendente

36 por página

2 artículo(s)

Pistola de avancarga

Una pistola de avancarga es aquella arma de fuego que se recarga por el cañón, del mismo modo que los mosquetes y fusiles. A través de la historia, que comienza en los siglos XVI y XVII, su funcionamiento varió, desde la llave de rueda hasta la de percusión.

pistola avancarga

Historia de la pistola de avancarga

Tan temprano como el siglo XVI apareció una manera de hacer ignición en las armas portátiles, la llave de rueda. Aquel mecanismo estaba constituido por un disco de acero con el borde dentado, cuyo eje se accionaba por un resorte. La rueda se cubría con una placa de bronce o hierro, llamada timbre; el borde de la rueda pasaba por la cazoleta, y sobre esta había unas mordazas sujetando un pedazo de pirita, que podían alejarse o acercarse. Se hacía como un mecanismo de seguridad, pues al alejar las mordazas de la cazoleta en contacto con la rueda dentada no se producían chispas, y aunque se disparase no habría disparo.

Sin embargo, el mecanismo era muy complicado, y la pistola de avancarga de este tipo quedó para unidades de élite o como armas de caza de gran lujo que solo los grandes señores podían costearse.

Paralelamente surgió la llave de pedernal o de chispa: un trozo de pedernal se sostiene entre dos quijadas al extremo del pie de gato, un martillo corto. El martillo se tira hacia atrás para amartillar la pistola de avancarga. Cuando se aprieta el gatillo, el martillo, empujado por un resorte, va hacia adelante, y hace que el pedernal roce el rastrillo, al mismo tiempo que se mueven juntos y abren la cazoleta con la pólvora. Cuando el rastrillo es golpeado por el pedernal se producen chispas, estas caen en la cazoleta y se enciende la pólvora; la llama pasa a través del oído para encender la carga propulsora y se produce finalmente el disparo.

Cualquiera de estos mecanismos requería que la pistola de avancarga se cargase manualmente luego de disparar. La munición se metía por la boca del cañón, y consistía en pólvora, proyectil y taco de papel, presionando todo con una baqueta.

Para el siglo XIX, el fabricante norteamericano de armas pequeñas de bolsillo, Henry Deringer, popularizó las pistolas. Eran una pistola de avancarga de un solo tiro, de tamaño muy pequeño, y que servía usualmente como autodefensa porque además era bastante discreta de portar. La Derringer Philadelphia se hizo muy famosa porque fue la utilizada para eliminar a Abraham Lincoln.

Comprar pistola de avancarga

Hoy en día es muy fácil comprar pistola de avancarga en los modelos más emblemáticos de la historia. Tanto si eres coleccionista de armas como si practicas el tiro deportivo, estas pistolas son perfectas.

Puedes comprar pistola de avancarga en sus versiones clásicas, como la Derringer Philadelphia, la Vest Pocket (empleada por los jugadores de póker durante el siglo XIX), realmente pequeñas, o en tamaños más grandes, como las utilizadas por los piratas o por los pioneros en Estados Unidos.

Al comprar pistola de avancarga puedes elegir las culatas en madera o en fibra sintética, que imita a la perfección los modelos más clásicos.