Escopetas Semiautomáticas

Escopetas Semiautomáticas

Comprar escopeta semiautomática

Escopeta semiautomática, probablemente la opción más popular, sencilla de dominar y más versátil de todos los tipos de escopeta. Las escopetas semiautomáticas dan buenos resultados en cualquier modalidad de caza, pero son especialmente efectivas para los disparaos rápidos, debido a su alta velocidad de manipulación.

Si te has decidido por una semiautomática, no dudes en consultar este catálogo y, si aún así tienes dudas, puedes dirigirte a nosotros para solventarlas.

Filtrar  
Precio  
Calibre  
Color  
Marca  
Material  
Filtrar

5 artículos

Fijar Dirección Descendente
por página

Escopeta semiautomática

Si hablamos de un tipo de escopeta conocida dentro del mundo de la caza, la escopeta semiautomática es una de ellas. Este tipo de escopeta de caza es fácil de usar, efectiva y muy utilizada dentro del mundo de la caza menor.

Escopetas-semiautomaticas

La escopeta semiautomática contundencia y versatilidad

La escopeta semiautomática es posiblemente una de las armas más contundentes y versátiles que existen a corta y media distancia. Su uso se extiende desde la caza hasta el tiro deportivo y por supuesto para uso táctico. Es la variedad de municiones en la cartuchería semimetálica lo que le otorga esa versatilidad, por otra parte, algo común a todas las escopetas.

Ahora bien, es el sistema de funcionamiento semiautomático, que le permite disparar varios cartuchos, en un corto espacio de tiempo, la característica que le proporciona esa brutal contundencia. Eso se traduce en una gran cantidad de proyectiles contra el objetivo, desde perdigones a balas, pasando por las postas.

Por otra parte, las escopetas semiautomáticas son muy fáciles de utilizar, dada su simplicidad de manejo, basta introducir los cartuchos en el depósito o cargador, montar el arma y apretar el disparador tantas veces como munición tengamos. Esta simplicidad ayuda enormemente a adquirir rápidamente una memoria muscular, concentrándose en lo que de verdad importa, que es disparar con precisión al objetivo.

Ahora bien, el hecho de que sean fáciles de manejar, no implica que sean sencillas mecánicamente, sobre todo si lo comparamos con las escopetas de repetición. Básicamente operan con dos sistemas, por inercia de masas o por gases. A la hora de decidirnos por un sistema u otro, deberemos evaluar sus ventajas e inconvenientes y tener una buena comprensión del mismo, para solucionar problemas que pudieran producirse en nuestra escopeta semiautomática.

Escopeta semiautomatica contundencia y versatibilidad

La escopeta semiautomática historia

La explosión de progresos técnicos que se dieron a principios del siglo XX no fueron ajenos al mundo de las armas. Junto con la aparición de la luz eléctrica y los motores de combustión interna, nacería la escopeta semiautomática. Una creación fruto del genio John Moses Browning, cuyo modelo Browning A5 estuvo en producción desde 1902 a 1998. Una muestra de la perfección de los diseños de este visionario de las armas de fuego.

Esta primera escopeta semiautomática funcionaría por el principio de inercia de masas, con una alta fiabilidad. Un sistema que estuvo dominando durante bastante tiempo este tipo de armas, hasta la aparición de la tecnología por gases.

Escopeta semiautomatica historia

Escopeta semiautomática operada por retroceso

El funcionamiento de una escopeta semiautomática con esta tecnología se basa en el aprovechamiento de la energía cinética que se obtiene tras un disparo. Tecnología inicial de la mencionada Auto-5 de John M. Browning, que se impondría en el resto de fabricantes de escopetas semiautomáticas durante los primeros 60 años del siglo pasado. Un funcionamiento que era mucho más complejo de lo que es hoy en día.

En la escopeta semiautomática operada por inercia de masas, el portacerrojo y lo que se conoce como resorte o muelle de inercia flotan libremente en el receptor. Cuando se dispara, la escopeta en su conjunto retrocede hacia atrás, mientras que estos componentes inicialmente conservan su posición en un estado de inercia. La diferencia de movimiento comprime el muelle. Para que después, la fuerza de la descompresión del resorte desbloquee la cabeza del cerrojo, lanzando el portacerrojo hacia atrás y finalizando el ciclo.

Este esquema de funcionamiento inicial sería mejorado y simplificado por dos reputados ingenieros. El sueco Carl Sjögren que lo idearía al poco de la puesta en producción de la A5 y el ingeniero italiano de Benelli, Bruno Civolani, que lo implementaría en la década de los 60. El sistema de Sjögren requería un peso separado, mientras que el italiano hizo que el portacerrojo fuera el peso. Un pequeño detalle, pero que le da a las escopetas semiautomáticas de inercia uno de sus atributos más favorables, la simplicidad.

Las escopetas semiautomáticas operadas por retroceso se caracterizan por su ligereza, lo que tiene su parte buena a la hora de portar y encarar el arma, pero también su contrapartida al sentirse más el retroceso. En general, estas escopetas con este sistema generan un retroceso más perceptible que las armas operadas por gas, lo que puede resultar problemático para los tiradores sensibles al retroceso y que disparan gran cantidad de cartuchos.

Escopeta semiautomatica operada por retroceso

Escopeta semiautomática operada por gases

 High Standard fue el primer fabricante en desarrollar una escopeta semiautomática operada por gases en la década de los 50, con un éxito relativo. Pero quien de verdad desarrolló el sistema, tal y como lo conocemos hoy, fue Remington con su modelo 58. Mientras que su modelo 1100 estableció el modelo estándar de cargador automático, gracias a su fiabilidad, por lo que dominaría la segunda mitad del siglo XX.

En oposición al sistema operado por retroceso, las escopetas operadas con gas utilizan parte del gas generado tras la detonación del cartucho y que circula por el cañón. A través de unos orificios en el mismo se deriva este gas para impulsar un pistón, que empuja una varilla que a su vez opera el cerrojo hacia atrás. Resulta bastante simple, pero es un sistema un poco más complejo, ya que en general tiene más componentes que las escopetas semiautomáticas operadas por retroceso.

Teniendo en cuenta lo anterior, las escopetas semiautomáticas que funcionan por gases tienden a ser más pesadas. Un aspecto que a efectos de retroceso resulta beneficioso, dado que las armas de fuego más pesadas absorben mejor retroceso, por lo que se han forjado una reputación de ser más fáciles de disparar.

Antiguamente su principal inconveniente era su sensibilidad ante los cartuchos menos potentes, que al tener menos carga de propelente generan menos gases. Esto hace que no tengan suficiente fuerza para completar el ciclo del arma, aunque es algo superado en las modernas escopetas semiautomáticas con sistema de auto-regulación de gases. Lo que sí requieren es una frecuencia mayor de limpieza y que esta sea especialmente esmerada.

Escopeta semiautomatica operada por gases

¿Qué sistema de escopeta semiautomática elegir?

En la actualidad las dos tecnologías conviven en el mercado, lo que ya nos indica que ambas son perfectamente válidas, sobre todo si nos decantamos por una marca de reconocido prestigio. Lo que deberemos considerar que sistema encaja mejor con nuestras habilidades y el uso que queremos darle.

Si queremos utilizarla primordialmente para el tiro al plato, nos decantaremos por una escopeta semiautomática operada por gases. Si estamos pensando en situaciones climatológicas adversas y entornos hostiles como puede ser la caza de aves acuáticas, lo recomendable es la tecnología operada por retroceso de masas.

Finalmente hay propósitos en los que puede resultarnos indiferente y que se deberá más a preferencias personales, como puede ser el caso de la autodefensa, en aquellos países en los que esté permitido. Lo recomendable en estos casos será probar la escopeta semiautomática con la que más cómodo nos encontremos.

Escopeta semiautomatica que sistema elegir