Moldes Plomo

Los moldes se utilizan de forma muy común en la fundición de plomo, y sirven para darle al plomo fundido la forma y el calibre deseados. Aquí te dejamos nuestros moldes, donde podrás encontrar gran variedad en función de tu arma. Hay moldes para arma larga, moldes para arma corta, moldes para escopeta y moldes para avancarga.

SUBCATEGORÍAS de Moldes Plomo

Cuando se ha realizado el proceso de fundición del plomo con el hornillo, se procede a darle forma al proyectil. Para ello necesitamos un molde adecuado, también llamado turquesa. El molde varía en función del calibre y de la forma que queremos para nuestras puntas. En esta sección, te separamos los diferentes moldes entre el tipo de arma, para que encuentres el adecuado para ti:

Moldes para escopeta

Encuentra aquí el molde perfecto para fabricar tus propias bolas y balas para tu calibre de escopeta:



Moldes para arma corta y arma larga

Los moldes para cartuchería metálica componen una de las más grandes variedades. Podrás darle la forma que mejor se ajuste a tu proyectil y el peso adecuado para conseguir la munición perfecta:


Moldes para balas avancarga

Los moldes más utilizados son los de avancarga, por la facilidad que ofrecen de conseguir munición para este tipo de armas:

Fundir plomo para balas, crea tus propios proyectiles.

La fundición de plomo es una tarea laboriosa pero que muchos tiradores emplean en su día a día para obtener los mejores proyectiles. La recarga de munición más nativa y pura, es la que se hace desde cero, y por ello se opta habitualmente por empezar desde el principio con el plomo fundido y dándole la forma al proyectil de manera artesanal, prescindiendo así de la idea de comprar las puntas ya fabricadas.

Los moldes forman parte de este modo, de un elemento esencial para la creación de tus propios proyectiles, ya que son la herramienta con la que se consigue dar la forma al plomo que hemos fundidio previamente. Dichos moldes, reciben a su vez el nombre de Turquesas entre gran parte de los tiradores que realizan este proceso.
Las turquesas suelen estar hechas de dos materiales, aluminio o acero. Por regla general, las de acero están consideradas las de mayor calidad y duración entre los usuarios. Si bien es cierto, grandes profesionales que se han dedicado de pleno al mundo de la fundición y la recarga de munición, siempre han dicho que los moldes de aluminio son los mejores para la munición con forma de bolas. El mayor problema de los moldes de aluminio, radica en su tiempo de uso y en la rigurosa limpieza y mantenimiento que requieren, ya que si esto no se lleva a cabo de forma exhaustiva, nuestros proyectiles se verán afectados y con ello, nuestro disparo.

Otro aspecto importante que se debe tener en cuenta a la hora de utilizar nuestros moldes, es llevarlos a la temperatura correcta antes de pasar el plomo fundido a estos. El plomo adquiere su estado de fundición adecuado cuando entra en una temperatura media de unos 400º.
Por ello, en el caso de los moldes de aluminio se recomienda justo antes de proceder con el uso del molde realizar el calentamiento de este y llevarlo aproximádamente a la mitad de temperatura a la que se encuentra el plomo fundido. Es decir. si nuestro molde es de aluminio, antes de pasar el plomo fundido que se encuentra a 400º, nuestro molde deberá alcanzar la temperatura de 200º.
Por otro lado, si el molde es de acero, no se debe hacer este proceso. El molde se utilizará en su temperatura ambiente. 

Es normal que durante la creación de nuestros proyectiles, las primeras tandas que saquemos no cuenten con la calidad óptima. En este caso se aconseja deshacerse de ellos. A partir de los 20-30 proyectiles, se empiezan a fabricar puntas de buena calidad, ya que todo el conjunto de fabricación alcanza una temperatura común.


Moldes para plomos tipo bala, ¿Cuáles son sus ventajas?

Hay muchos factores que pueden influir de forma negativa en este proceso, ya que el molde debe estar completamente limpio y no contar con ninguna impureza de los restos de plomo. Es mejor parar, dejarlo enfriar y proceder con una correcta limpieza. Otros factores que afectan se encuentran en que, si la temperatura a la que estamos trabajando no es la adecuada, el proyectil no cogerá la forma correcta en el molde, y se agrietará.
Pero, a pesar de todos los factores negativos que nos pueden surgir, tener la oportunidad de fabricar tus propios proyectiles desde cero, es un aspecto muy util para muchos tiradores.

Hay ciertos calibres para los que es muy complicado encontrar puntas disponibles, e incluso munición fabricada. Con estos moldes ya no tendrás problemas de falta de munición. Además, podrás controlar desde cero la correcta fabricación de tu proyectil, así como jugar con los pesos y las formas exactas que mejor se adapten a tu arma y tus tiradas.

Además, los moldes de fundición de plomo han tenido muchos avances con el tiempo, y cada vez es más rápido producir tus propios proyectiles, gracias a la aparición de, por ejemplo, moldes con capacidad de varios proyectiles a la vez.

moldes lee de varias cavidades