Gas checks

Los gas checks son pequeñas placas de latón, cobre o aluminio, en forma de vaso, que se encajan en la base del proyectil para protegerlo de los gases a los que está sometido tras el disparo.

Gracias a los gas checks, nuestras balas de plomo fundido tendrá la base protegida, mejorando su precisión y protegiendo a su vez nuestro cañón de los posibles restos de plomo. El Blackrecon encontrarás un nutrido catálogo de ellos para tu recarga y siempre al mejor precio.

Los productos de esta sección están actualmente agotados.

Gas check

El gas check es un vaso o copa de poca altura que es crimpado en el culote del proyectil como parte del proceso de recalibrado. Está hecho de un metal ductil, utilizándose habitualmente cobre, zinc, aluminio y aleaciones como el latón. Su función es evitar el emplomado del cañón, sellando el culote de la bala para que los gases no la sobrepasen y producan residuos de plomo en el cañón, además de desestabilizarla. Naturalmente, esta desestabilización mermará la precisión del arma.

Para colocar un gas check, el culote del proyectil debe estar rebajado, lógicamente un elemento de este tipo no puede aumentar el diámetro del mismo. La colocación del gas check se realiza por crimpado normalmente el momento de hacer un recalibrado de la bala. 

La fabricación de proyectiles de plomo es una tarea relativamente sencilla, si las comparamos con la fabricación de balas encamisadas. En este último caso, se requiere de  un equipo mucho más caro para estirar las camisas y estamparlas en el núcleo, lo que hace que se limite a los productores comerciales. Para un aficionado particular, resulta más sencillo y económico, lubricar y poner un gas check en un proyectil de plomo fundido que fabrica una bala encamisada.

En el catálogo de nuestra armería BlackRecon encontrarás los gas checks que necesitas para que tu fabricación de proyectiles de plomo fundido sea un éxito.