Mossberg

Mossberg es un fabricante de armas de fuego con más de 100 años de historia que se caracteriza por sus productos robustos y fiables. La marca Mossberg tiene un amplio catálogo, que da cobertura a prácticamente todas las actividades que se pueden desarrollar con un arma de fuego. Incluyendo la caza, el deporte, la autodefensa, labores policiales y militares.

44 artículos

Fijar Dirección Descendente
por página

Mossberg Historia

Mossberg los comienzos de una marca con más de 100 años

El fundador de la compañía Oscar Frederick Mossberg (1866–1937) nació en Suecia, pero emigró a EEUU con apenas 20 años de edad. Al poco de llegar encontró trabajo en una empresa de armas, concretamente Iver Johnson Arms & Cycle Works en Fitchburg, Massachusetts. Durante su estancia fue responsable de varias innovaciones y patentes, como un mecanismo de cierre para el revólver Iver Johnson, lo que le permitió ascender en la empresa.

Tras dejar Iver Johnson, se convirtió en el administrador de una pequeña compañía de escopetas paralelas y monotiro, CS Shattuck Arms Co. en la cercana Hatfield. Después de la cual, continuaría su periplo por otras empresas de armamento recalando en J. Stevens Arms & Tool Co. Donde haría gala de su talento creador, patentando una pequeña pistola de cuatro disparos con su nombre.

Después de esta compañía, en 1914 comenzaría en Marlin-Rockwell en New Haven, Connecticut. Esta sería su última empresa antes de formar la suya propia, más por necesidad que por emprendimiento. Dado que con 53 años se vio en la calle al cerrar la empresa, dado que estaban especializados en ametralladoras y la Primera Guerra Mundial acababa de terminar.

Mossberg lanza su propia marca

Oscar Frederick Mossberg y sus dos hijos, Iver y Harold, lanzaron su propia compañía de armas de fuego. Una empresa que desde sus inicios destacaría por su constante innovación, que perduraría durante cuatro generaciones. Desde sus inicios su máxima ha sido ser un fabricante de armas innovadoras, robustas y económicas.

Después de su experiencia con las pistolas de bolsillo, su primer diseño sería un arma de este tipo, denominada BROWNIE. Una pistola tipo Derringer de cuatro disparos en calibre .22 y a un precio muy económico, tan solo 6 dólares. Tal sería su éxito que llegaron a producir 32.000 armas durante 13 años.

A este modelo le seguirían docenas de nuevas armas de todo tipo, desde rifles a escopetas con innovaciones técnicas que supusieron auténticas mejoras para la época, siempre con la máxima de un precio económico. La solidez de la empresa y sus millonarias ventas les permitieron sortear la gran depresión, pero sin perder su carácter familiar.

Mossberg y su experiencia como fabricante de armas de guerra

En 1940 se convierte en proveedor gubernamental fabricando herramientas de calibración, piezas de ametralladoras calibre .50 y subcontratos para los rifles británicos Lee-Enfield. Los modelos de posguerra intentaron aprovechar el éxito y experiencia acumulada, con una serie de "innovaciones" de la industria, como cajones de mecanismos ranurados, miras tipo “peep” plegables y dispositivos de seguridad operados con el pulgar, llevaron el nombre de Mossberg a millones de hogares estadounidenses.

Mossberg 500 marca y modelo de referencia

El año 1962 fue un año decisivo en la historia de Mossberg, nacería la escopeta de corredera modelo 500. El modelo más emblemático de la marca estadounidense, no en vano después de 50 años de fabricación, son más de 10 millones de unidades en el mercado. Es considerada, por la mayoría de los expertos en armas de fuego, uno de los diseños más importantes de la historia.

Tomando como base este modelo, a partir de 1979 se desarrollarían diferentes variantes y otros, como son los modelos Military 500, 590 y 590A1. Este último han sido las únicas escopetas de corredera que han conseguido superar las especificaciones militares Mil-Spec 3443 de EEUU. Esto nos da una idea de la intrínseca robustez y fiabilidad de estas armas. El Modelo 590A1, constituye el contrato militar más grande de la historia para un arma de fuego Mossberg.

Estos logros conseguidos en la esfera militar dinamizaron enormemente sus ventas en el mercado civil. Puesto que para un usuario estándar representa obtener un diseño con unas características de solidez y fiabilidad que exceden el trato más duro que se le pueda dispensar, ya sea en el ámbito de la caza, el tiro deportivo o la defensa del hogar. Por otra parte, hay que tener en cuenta que, muchos diseños están pensados para dar cobertura tanto al mercado civil como militar-policial.

Mossberg marca actual

El éxito de sus escopetas no ha acomodado al fabricante Mossberg, sino que al contrario ha impulsado la diversificación de su catálogo de productos. Hoy en día, bajo su marca, podemos encontrar rifles de fuego central, carabinas del .22 Lr, AR-15s y pistolas. En todos ellos sigue rigiendo la filosofía de “más arma por menos dinero”.

Esta diversificación, permanente innovación y fama de productos robustos ha terminado dando cobertura a la práctica totalidad de actividades que se realizan con armas. Desde el tiro al plato, la caza mayor, la caza menor, la caza de aves acuáticas y el control de alimañas, además de la escopeta de competición deportiva, tanto para el tirador principiante, como para el experimentado. Sin olvidar unos productos muy adecuados y valorados para la autodefensa.

En la actualidad la marca Mossberg es una empresa sólida, que sigue siendo familiar y en manos de los descendientes de su fundador. Una característica que le ha proporcionado agilidad y capacidad de reacción, permitiéndole sortear mejor las sucesivas crisis económicas que ha sufrido el sector. Además, al igual que hicieron las generaciones anteriores, la cuarta generación de la marca Mossberg se implica en el negocio, estando a pie del cañón a diario.

La historia del fabricante Mossberg es una historia hombres hechos a sí mismos y donde el pasado da forma al presente y al futuro. Donde se trabaja codo con codo con operarios, ingenieros, diseñadores, comerciales, proveedores y con clientes. Porque solo conociendo las necesidades de estos últimos, es posible fabricar productos que satisfagan todas sus necesidades.