[Total:5    Promedio:4.6/5]

El visor es una herramienta fundamental en el devenir de cualquier experto en caza, combate táctico o tiro deportivo. No obstante, todos hemos vivido ese momento en el que nos enfrentamos por primera vez a un visor y sus anillas.

“¿Cómo se pone el visor en el arma?”

Nadie nace sabiendo y mucho menos cuando hablamos de una industria que todavía sigue teniendo la mayoría de los manuales en inglés, cosa que a pesar de que tengamos un nivel aceptable, puede sacarnos de quicio debido a sus numerosos tecnicismos. Te aconsejamos que si no tienes experiencia o conocimiento sobre el tema, te asesores antes de adquirir o usar cualquier producto, ya que en tu tienda habitual podrán indicarte lo que necesitas y cómo usarlo. Por supuesto, sea cual sea el caso no olvides nunca examinar detenidamente el visor que acabas de adquirir: que la retícula no tenga imperfecciones, que esté bien recta y su iluminación sea correcta. Que los aumentos, el ajuste de dioptrías y, si lo tuviera, el paralaje funcionen bien. También es importante que te fijes en detalles como la comodidad y el ajuste a tu estilo, puesto que cosas tan a priori nimias como la distancia al ojo, pueden resultar un impedimento para que disfrutes al 100{5f6e18c32a6f977fe14a6e81b5e2c6aaca11a7ec069597b161d7f0696745686c} de la experiencia. Insistimos: revisa bien el visor en busca de imperfecciones, colócalo a 10 cm de tus ojos y comprueba su efectividad, pensando siempre en que esta elección sea la que necesitas en relación a su calidad / precio. Cuando el visor ya haya sido manipulado (cosa fácilmente detectable), te será difícil o casi imposible su devolución...

En el caso de que no tengas manera de encontrar ayuda experta, te presentamos una cómoda guía con la que no tendrás problema alguno en adaptar tu accesorio a tu arma preferida:

En primer lugar, échale un ojo a tu visor, el tipo (de caza, deportivo,...) o el tamaño, ya que este influirá en el tipo de anilla (alta o baja) que necesites en tu caso. Después abre el paquete de anillas y familiarízate con su mecanismo. Verás que se componen de 2 partes: la abrazadera, que enganchará con el raíl del rifle, y el anillo desmontable. Puede que algunos tipos de anillas incluyan un par de conversores, dos pequeñas piezas encajables que van dentro del anillo y ayudan a proteger el visor de daños superficiales. No obstante esta pieza es opcional y puede que en tu caso no debas preocuparte por ella, sobre todo si es el caso de un visor de gama alta, ya que están preparados para no necesitarla.

Técnicamente no necesitas mucho más para realizar un montaje correcto, pero si quieres alcanzar un nivel profesional, te recomendamos que te hagas con los siguientes productos:

Pack de anillas, Llave Allen para visores, Fija-tornillos, Nivel para el alineado del visor

Teniendo claros todos estos detalles comenzamos con el montaje:

1. Desarmar las anillas y colocarlas (usando la llave allen o la que porta el mismo pack), fijándonos en la pestaña adaptable al rail. Al colocarlas debemos dejar una distancia lógica entre anillas, siempre fijándonos en el tipo de visor que vayamos a colocar, para que las torretas encajen perfectamente, aparte de tener pensada la distancia ojo - visor que te resulte cómoda para el rifle.

2. Colocamos el visor, siempre con la torreta de elevación en la parte superior. Al cerrarlas debemos recordar no apretarlas demasiado ya que es solo después de ajustar el visor a nuestro gusto cuando las apretaremos para fijarlas.

3. Apoyamos el rifle sobre la mesa o contra nuestro hombro y movemos el visor hacia delante o detrás hasta que veamos la totalidad del campo de visión. Comprobamos la altitud de la retícula y que los componentes verticales y horizontales estén alineados con el eje del ánima. Si previamente hemos utilizado el nivel para visor, un accesorio con forma de anilla, esta tarea nos resultará mucho más fácil.

4. Una vez que tengamos el visor posicionado y la retícula alineada apretamos los anillos, con firmeza pero teniendo cuidado de no apretar demasiado para evitarle daños. Una vez compruebes que has hecho todo el proceso de forma correcta, es el momento de aplicar el fija-tornillos que ayudará a mantener las anillas fijas en el raíl. Mucha gente decide saltarse este paso usando cualquier adhesivo, craso error ya que cristalizará y en el caso de que queramos deshacer el proceso, nos encontraremos con un gran problema. Con el fija tornillos conseguiremos la sujección extra y guardaremos la posibilidad de poder revertir al paso anterior.

Simple y rápido. En 4 sencillos pasos ya tenemos montado nuestro visor en el arma… pero claro, como muchos habréis adivinado, esta parte del proceso es insuficiente para usar el visor con garantía de éxito, pues debemos calibrarlo según el cañón.

Mientras tanto, no te canses de comprobar una y otra vez las indicaciones que te damos para que cuando llegue la hora de la verdad, tu visor no te falle.

Toda las mejores marca de visores en:
Los mejores marcas de visores

Toda la gama de visores punto rojo en:
Los mejores visores punto rojo

Todas la mejores anillas para un visor:
Anillas para visores

¡Ah! Y si te ha resultado útil, ¡no dudes en compartir!